La primera estrella
La historia de la famosa estrella de
tres puntas.
Desde 1902, DMG contaba con un nombre de marca de éxito, “Mercedes”, pero le faltaba todavía un emblema característico. Entonces, Paul y Adolf, los hijos de Gottlieb Daimler, se acuerdan de que su padre había utilizado una estrella como símbolo en el pasado. La junta directiva de la empresa acepta la sugerencia y registra una estrella de tres puntas y otra de cuatro como emblema comercial en junio de 1909. Ambas quedan legalmente protegidas pero sólo empieza a utilizarse de inmediato la primera, destinada a convertirse en símbolo de los esfuerzos de Daimler por lograr la motorización universal “por tierra, mar y aire”. A partir de 1910 la estrella pasa a guarnecer el radiador de los vehículos como figura tridimensional.